El error del sector cultural en la difusión de sus contenidos